Download E-books Sexo y temperamento: En tres sociedades primitivas (Surcos) PDF

Margaret Mead examina el problema de las relaciones entre personalidad y cultura a través del estudio de los angeles psicología de los sexos en distintas sociedades. Y llega a una conclusión sorprendente: los distintos rasgos psicológicos que en nuestra sociedad atribuimos al temperamento femenino y al masculino no constituyen el pr oducto de un determinismo biológico, sino que derivan de una specific estructura cultural, de modo que en otras culturas stories diferencias pueden no existir o darse de manera muy diferente o incluso opuesta.Este descubrimiento arrojó en su día nueva luz sobre l. a. situation de l. a. personalidad del hombre y los angeles mujer contemporáneos, que los angeles autora examina basándose en los resultados de sus investigaciones.

Show description

Read Online or Download Sexo y temperamento: En tres sociedades primitivas (Surcos) PDF

Similar Anthropology books

Tristes Tropiques

"A magical masterpiece. "—Robert Ardrey. A chronicle of the author's look for a civilization "reduced to its most elementary expression. "

The Meme Machine (Popular Science)

What's a meme? First coined by way of Richard Dawkins within the egocentric Gene, a meme is any concept, habit, or ability that may be transferred from one individual to a different by means of imitation: tales, models, innovations, recipes, songs, methods of plowing a box or throwing a baseball or creating a sculpture. The meme can also be probably the most important--and controversial--concepts to emerge because the starting place of the Species seemed approximately a hundred and fifty years in the past.

The Piltdown Forgery

For many years the continues to be of fossils present in Piltdown, England have been believed to return from a "missing link," a creature with a human skull and an ape's jaw. Dr. Weiner indicates how he chanced on the reality approximately those continues to be, and went directly to reveal one of many world's maximum clinical frauds.

Additional info for Sexo y temperamento: En tres sociedades primitivas (Surcos)

Show sample text content

Si se tratara de otro hombre podrías gritar. Pero es tu marido. ” los angeles otra mujer gritó: “Se llevan a Amitoa”. Mi tío llamó: “Ven, trae las lanzas”. Todos huyeron y mi tío trajo otra vez a Amitoa. Ella usaba pesados adornos según su costumbre. Muchas pulseras, muchos aros. Se despatchedó en el centro del pueblo y lloró. Mi tío dijo: “Soy yo, tu marido, quien te trajo. Si hubiera sido otro podrías llorar”. Ella se quedó y concibió. Tuvo una niña. Amitoa trató de estrangularla. Las otras mujeres se lo impidieron. Ella trató de huir. Mi tío l. a. golpeó. los angeles obligó a quedarse y a amamantarla. Otra vez quedó encinta. Dio a luz un varón. Estuvo sola durante el parto y pisó los angeles cabeza del niño. Si hubiera habido otra mujer presente el niño viviría. Si viviera tendría los angeles edad de mi hermano menor. Luego enterraron al niño muerto». Este uncomplicated relato resume, con los angeles fría impersonalidad de un joven que en ese entonces period niño, los angeles lucha que Amitoa sostuvo por rebelarse contra el plácido papel tradicional de las mujeres. Tras el primer intento de infanticidio, su fracaso, su rechazo del niño, su renuncia a amamantarlo y el exitoso alumbramiento solitario en l. a. manigua, que le hizo posible matar a su segundo niño, vinieron años de angustia. Ella period una personality inteligente, vigorosa, distinta, alerta y con inquietudes. l. a. desdicha y desesperación de su conflicto entre su propia violencia y l. a. mansedumbre prescrita por su cultura l. a. derrotaron como a otros. Dirían que, por un lado, ella debía ser hombre, porque amaba los angeles acción, y como hombre hubiera tenido más posibilidades, y por otro, que hubiera hecho un hombre indeseable, peleador y fomentador de alborotos. Cuando l. a. niña tuvo cinco años, Ombomb, su primo, cuyo temperamento period bastante related al de Amitoa, los angeles ayudó a fugarse y a casarse con el viudo Baimal, hombre también oriundo de Alitoa. Trató de persuadir a Amitoa para que llevase a l. a. niña consigo, arguyendo de una manera más característica de Ombomb que propia del pensamiento arapesh, en el sentido de que, así, tal vez, él podría compartir los anillos de novia. Pero Amitoa rehusó, diciendo que si su marido, ahora muy viejo y con una grave úlcera, los angeles había hecho crecer y había pagado anillos por ella, debía quedarse con l. a. niña. Amitoa no volvió a ver a su hija ni deseó hacerlo. �Acaso no period los angeles hija a los angeles que había querido matar, y a l. a. que no había querido amamantar? Amitoa se apasionó por Baimal, por Baildu, hermano mayor de Alitoa, por su nuevo pueblo en todas su ramificaciones. Dejaba oír continuamente ruidosas alabanzas y hablaba con desprecio de l. a. comunidad de su primer marido y de su dirigente. Tuvo una hija de Baimal, que se llamó Amus; ambos se entregaron a su cuidado pero los angeles hicieron desdichada, porque cada uno quería acentuar su influencia sobre l. a. niña, causando un conflicto incesante. Como period los angeles única hija, Baimal quería llevarla siempre consigo. Si Amus lloraba porque quería acompañarle, Amitoa peleaba furiosamente con su marido. Baimal prefería, entonces, alejarse calladamente o aconsejar a los angeles niña, que tenía cinco años, que se quedara con su madre.

Rated 4.21 of 5 – based on 9 votes